Gatos

Mi primera vez con un gato

Para poder hablar de mi experiencia con un gato, me gustaría contarles que siempre tuve perros y que nunca antes de esta experiencia consideré un felino como mascota, pues cada vez que me acercaba a uno, lo primero que se me venía a la cabeza eran sus uñas filosas en mi cara, y yo asustada, quitándomelo de encima; todo esto unido a las mediáticas creencias populares (en ese tiempo también las mías) de que algunos traían mala suerte, por lo que si de casualidad un gato se plantaba frente a mi puerta, automáticamente imaginaba la peor catástrofe, en fin…

GATO METIDO

Hace pocos días tuve la grandiosa oportunidad de compartir con una hermosa gatita que se llevó mi corazón, fue extraño al inicio, pero con el tiempo logré entender su personalidad independiente, su extremada limpieza y su sentido de la recompensa, pues siempre estuvo dispuesta a acostarse en mi regazo y entregarme su cariño y ronroneos si mantenía todo como a ella le gusta: la comida y el agua al tope, una cajita limpia y una sala soleada con juegos siempre disponibles. Les cuento que me quedé esperando el momento en que pudiera descifrar lo que quería con su mirada o sus maullidos, como siempre lo hice con los perros; que además anhelé que me saludará efusivamente, que latiera su cola sin control y que no parara de jugar en la puerta cuando regresaba de algún lugar. Al final, y en vista de mis frustradas expectativas, me acostumbré a sobrellevar su voluntariosa actitud y a esperar sólo lo que ella me quisiera dar. Si leen este artículo en búsqueda de una experiencia gatuna ideal, les comparto que ésta fue una de las más amorosas y enriquecedoras de mi vida, pierdan el miedo ¡ADOPTEN!

Lorena Rojas Cardenas

 

Secciones de Interés

Piñas para Gatos

 

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Pin It on Pinterest